Cómo se trabajó y qué significan los murales de la Escuela Matoso

Cómo se trabajó y qué significan los murales de la Escuela Matoso

El trabajo comenzó en mayo pasado, además de la producción de docentes y alumnos, solicitaron asesoramiento profesional de expertos en el tema.

Mural en el interior de la Escuela Primaria

Mural en el interior de la Escuela Primaria

En el marco de sus 125 años, la Escuela Pedro Matoso,  inauguró dos murales, trabajados por alumnos, docentes, artistas plásticos y la coordinación del profesor Carlos Hernández.


El docente informó  “los trabajos iniciaron el 20 de mayo, los alumnos y docentes definimos qué ibamos a representar, cómo lo haríamos, con que espacio y recursos. Fue así que parecía fácil, pero al momento de empezar a diseñarlo fue complicado:  teníamos que unificar mensajes,  consensuar las miradas y opiniones del significado de las imágenes.  En esta etapa aprendimos la importancia de informarse, de estudiar, de investigar la cultura de un lugar cuando se va a realizar una obra de arte y sobre todo consensuar, aprender a respetar y a escuchar”.

Profesor Hernández

Profesor Hernández

Luego, “solicitamos asesoramiento de profesionales  plásticos que desde sus experiencias y formaciones nos den sus miradas y críticas constructivas al trabajo. Aquí, con los alumnos aprendimos la importancia de buscar miradas profesionales, de preguntar y aprender con los que saben para un buen proyecto”.

Qué significan los murales

Para los 125 años, se inauguraron dos murales:uno se encuentra afuera entre los históricos ventanales del edificio; y el otro en el interior en la galería.

Mural en el exterior de la Escuela Primaria

Mural en el exterior de la Escuela Primaria

“En la obra de afuera, está plasmada Santa Ana, que tiene en sus manos a la escuela, acompañándola y bendiciéndola, recordemos la  idiosincracia del santaanense que tiene como protectora en su vida y  proyectos a Santa Ana;  y las hojas de mangos que antiguamente oficiaron de aula en los patios de la escuela, en épocas en que no había aire acondicionado o ventiladores;  maestros y alumnos daban clases bajo estos árboles,  ese era el entorno natural de nuestra escuela y es parte de su memoria”, informó el profesor Hernández.

En la obra de adentro “está el trencito, la iglesia , y resaltados una maestra y dos alumnos; es decir la labor de la escuela siempre presente en la historia de Santa Ana y  aportando a la formación de buenos ciudadanos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *