El potencial regional de los sabores menos tradicionales

El potencial regional de los sabores menos tradicionales

En la Argentina, la superficie implantada de arándanos, kiwis, bananas y mangos experimenta un importante avance con gran potencial para las economías regional. El INTA desarrolla tecnologías para mejorarlos.

Mientras el arándano se orienta a la exportación, el kiwi se destina principalmente al mercado interno. La banana y el mango son los principales cultivos tropicales de una cadena en la que predominan los productores chicos y familiares, con difícil acceso a la tecnología. En este sentido, Enrique Sánchez, coordinador del  Programa Nacional de Frutales del INTA, expresó: “Los cultivos tropicales tienen abierta la posibilidad de expansión si se trabaja en un plan estratégico regional con el apoyo concreto tanto del gobierno nacional como de los gobiernos provinciales”.

Entre los frutales, la producción de kiwi es una de las de mayor rentabilidad y potencial de crecimiento en la Argentina. Si bien su superficie se duplicó en los últimos 10 años, cerca del 60 % de la fruta que se consume es importada.

Actualmente se estiman unas 800 has de kiwi, de las cuales cerca del 50 % está en el sudeste de la provincia de Buenos Aires. Por sus condiciones climáticas, cercanía al mar y fácil acceso a los mercados, es una zona con gran potencial, donde aumentó la superficie implantada y de servicios, con nuevas plantas de empaque y cámaras de frío para almacenamiento.

“La necesidad de conformar una asociación y de contar con un protocolo de calidad que permitiera obtener y certificar un producto de alta calidad y diferenciado en el mercado fueron prioritarias”, aseguró Alejandra Yommi, del INTA Balcarce, Buenos Aires.

En el 2012, se creó la Cámara de Productores de Kiwi de Mar del Plata, con la colaboración del INTA, tanto para su fundación como para armar el protocolo de calidad y procesos. “Hoy, los productores de kiwi asociados a la cámara trabajan con este protocolo de calidad, consensuado, que tiene como norma cosechar el fruto cuando alcanza una madurez óptima y hacer un manejo en postcosecha adecuado y cuidado”, expresó Yommi. Se reconoce en el mercado por la presencia de una oblea en las cajas, que certifica su calidad controlada, que “esa fruta se ha cosechado con una madurez adecuada y que ese producto es de una mejor calidad”, comentó.

En los últimos años, la intervención del INTA permitió ajustar los índices de cosecha, prolongar su período de almacenamiento, hasta unos 6 meses– y así competir con el kiwi italiano en contraestación–, reducir pérdidas y mejorar su calidad.

Si bien hoy la producción apunta a abastecer al mercado local, “internacionalmente hay una demanda insatisfecha muy importante, por lo que hay altas posibilidades de crecimiento del área de producción para esta fruta”, afirmó Yommi.

Tropicales, las perlas del Norte

La fruticultura tropical y subtropical tiene fuerte impacto en las economías del NOA y del NEA. Entre ananá, papaya, palto, banana y mango el total de producción en esas regiones es de 115.350 toneladas.

Los frutales tropicales se plantean como alternativas productivas a las hortalizas y los citrus, con el requerimiento de una importante mano de obra durante todo el año por el volumen de crecimiento registrado.

El cultivo de bananas en la Argentina ocupa el primer lugar entre los tropicales, con un volumen de 84.050 toneladas, ocupa unas 3.780 hectáreas en Salta, Jujuy, Formosa y Misiones.

Un ensayo del INTA comprobó que, con la combinación precisa de nitrógeno, fósforo y potasio, es posible duplicar la producción de bananas. Francisco Scribano, del Instituto de Investigación y Desarrollo para la Agricultura Familiar (IPAF) NEA, explicó que lograron “rendimientos superiores al promedio de la región, que está en 20 toneladas por hectárea”. En este sentido, expresó: “Hemos obtenido 46”.

De las 1.500 hectáreas cultivadas con banano en esa zona, el 89 % está en manos de casi 500 agricultores de pequeña escala que, en promedio, poseen alrededor de cinco hectáreas.

Severiano Cabrera, productor de Laguna Naineck –Formosa–, señaló que, como resultado de esa investigación del INTA, “el kilaje y la calidad es muy buena”.

La producción de mango se localiza principalmente en el NOA, con excelente perspectivas de crecimiento, especialmente en el Pedemonte de Salta y Jujuy. En la actualidad, existen unas 500 ha, con una producción promedio de 15 t/ha y un promedio anual de 7.500 t, con un ingreso bruto de U$S 37.500.000.

El INTA Yuto tiene un banco de germoplasma de variedades y portainjertos de mango introducidos de España, Perú y Brasil, único en el país. Actualmente, las fincas productoras cuentan con variedades elite en los mercados internacionales: Tomy Atkins, Osteen, Kent, Keitt.

Este cultivo es una alternativa con excelentes perspectivas de crecimiento, que permite una mirada optimista en el corto plazo para comercializar en los distintos centros urbanos de la Argentina con una excelente calidad y sanidad.

Para obtener un mango de calidad, el INTA procura determinar índices de madurez de la fruta, la poscosecha, la prevención y el manejo de enfermedades, plagas y su control. Un ejemplo son los trabajos contra la Antracnosis –Colletotrichun gloesporoides–, una de las enfermedades que ocasiona severos daños al cultivo y reduce el valor comercial y los rendimientos por unidad de superficie. Los resultados permitieron bajar un 90 % su incidencia.

Más información, INTA Informa impreso #153 Mayo 2015 – Frutos en expansión (Edición completa en PDF)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *